Orden de San Andrés de Jerusalén

Vaya al Contenido

Menu Principal

Reglas

Antigua, Soberana y Venerable Orden de San Andrés de Jerusalén

REGLAS PARA LOS CABALLEROS Y DAMAS

VERDAD: Quien busca la verdad dentro de sí mismo desarrollará seguramente otras virtudes caballerescas, tales como justicia, valor, fuerza y humildad. Sin la verdad no hay luz, solo obscuridad espiritual del autoengaño que llevará a otros vicios. Piensa que la Verdad te llevará al:

HONOR: Es un estándar contra el cual nos medimos nosotros mismos. Es un tesoro que crece en valor y grandeza, pero malgastado, puede ser raramente recuperado, muy ocasionalmente se recupera con gran coste de tiempo y esfuerzo. La palabra del Caballero o Dama dada, debe ser más segura que cualquier contrato escrito. Cada Caballero o Dama debe considerar cuidadosamente su postura antes de hacer cualquier juramento y nunca hacerlo ligeramente sin la debida reflexión, el Honor te llevará a la:

JUSTICIA: Desde tiempo inmemorial, el deber del Caballero ha sido proteger al inocente contra el opresor y castigar al culpable, por eso es simbolizada por la espada. En épocas pasadas el cumplimiento de este deber, requirió a menudo el combate físico, hoy las batallas se combaten de forma diferente, pero no son menos importantes. En todas las áreas de la vida, el Caballero y Dama deben esforzarse en la medida de lo posible para luchar contra la injusticia y ayudar a los débiles. Con La:

CARIDAD: Es la mejor arma de los Caballeros y Damas. Con esta poderosa arma intentarán ayudar a los necesitados dando auxilio a sus necesidades, sin la ostentación o la exhibición. La verdadera caridad no solo abarca el auxilio material, también una palabra de estímulo puede significar más que el oro, la escucha amistosa, más que cualquier joya. La verdad de la caridad puede hacer al Caballero perdonar un agravio o una mala acción, si el causante se arrepiente del acto. La caridad ayudara al Caballero o Dama a evitar los errores de incomprensión, intolerancia y avaricia. Si ejercitas esta virtud te guiará a la:


LEALTAD: Es la hermana del honor. Cuando un Caballero o Dama han llegado a un acuerdo, deberá cumplirlo sin excusas, si no le parece justo o es impropio de su conciencia, debe retirarse, no comprometa su lealtad ligeramente.

VALOR: El deber de luchar por una causa justa con el derecho y la razón y así hacer frente a los posibles opositores. Las batallas actuales se ganan con la Ley, si los peligros, son contra su integridad física, se debe estar preparado para hacerles frente con astucia. En cualquier forma debe hacerle frente a esta adversidad con valor.


NOBLEZA: Un Caballero puede ser ennoblecido por un Rey o Príncipe, pero su alma puede estar vacía, la verdadera nobleza se consigue viviendo según estándares más altos de los del hombre común. Para alcanzar el ideal de Caballero o Dama, la realidad del mismo es, cuando el esfuerzo eleva y purifica el alma y marca al verdadero Caballero o Dama.


HUMILDAD: El que mira sobre su vida sin evadir la realidad o el autoengaño y si ejercita la virtud de la verdad, seguro que será humillado por el golfo que miente, pero entre el ideal caballeresco y la realidad del embustero, siempre debe de prevalecer la humildad. Así el caballero evitará el error del orgullo.

EXCELENCIA: El Caballero o Dama, siempre que se esfuerce en hacer y ser cada día mejor, no importa en qué área de su trabajo o de su quehacer. Es motivo de orgullo, infundir algo positivo, incluso la tarea necesaria del día a día, con nobleza, se elevan a sí mismos.


FE: Para el Caballero o Dama debe ser la verdad que se anteponga a todo, porque con la Fe viene la fuerza contra la adversidad y reveses de la vida. La Fe es la sangre del valor y la nobleza, sin ella la vida no tiene ningún significado. Con ella ninguna fuerza, incluso la muerte no puede derrotar al Caballero o Dama.


Esperanza: En un mundo mejor, si optas por la Verdad, que predicas con Honor, crees en la Justicia, llegarás a la Caridad, con esta virtud serás Leal a tus principios morales de Valor y defensa de los ideales cristianos de la Caballería. Con Nobleza y Humildad, llegarás a la Excelencia de tu vida.


Estas son nuestras Reglas, Dios nos ayude a cumplirlas


Castillo de Acre en la actualidad. En este castillo se fundó la Orden de San Andrés, siendo la sede de estos Caballeros

Regreso al contenido | Regreso al menu principal